domingo, 13 de junio de 2021
Buscar
El tiempo

Recorrido urbanos por los edificios perdidos o transformados en Tarancón a través de las Acuarelas de Mariano Collado Parraga

mariano collado Cine Alcazar
mariano collado Cine Alcazar

Estamos inmersos ya en la celebración del I Centenario de la Declaración como
Ciudad a Tarancón (15.7.1921) y entre otras actuaciones, la previsión del
Ayuntamiento y la Comisión creada para el efecto, programación de actos, esta
previsto actuaciones urbanísticas en el casco antiguo de la ciudad. Una de ellas, la
recuperación del templete en la Plaza de la Constitución, en sustitución de la actual
fuente y es que todo el mundo es consciente de la cantidad de edificios que se han
perdido en Tarancon en este último siglo, sobre todo en las últimas cuatro décadas.
Alguno, no mucho se ha transformado.
Es cierto que no han sido de valor arquitectónico importante, pero desde luego
si sentimental y afectivo en algún caso, cambia un poco la fisonomía urbanística de la
ciudad. Pero en todo caso, eran emblemáticos y cargados de costumbrismo. Casas
con patios típicos castellanos. Balconadas con enrejado manchego. En la casi
totalidad de casos, de propiedad privada, por lo que no ha sido fácil el poder
mantener la esencia de las edificaciones.
Ante el ritmo que llevaban la pérdida de esos edificios emblemáticos, se
constituyó una Asociación Cultural para la Conservación del Patrimonio
Arquitectónico y artístico de la ciudad, con el objetivo de poder velar, al menos por el
que aún quedaba en la ciudad y el poco que resta.
A través de la Asociación Fotográfica Objetivo se recuperaron imágenes de
edificios, calles, plazas, paisajes... de la ciudad, que ha permitido recordar en muchos
casos y conocer en otros esos edificios desaparecidos o transformados. Eso si,
imágenes en blanco y negro.
En la actualidad, una de las cosas que nos ha dejado la pandemia, es que un
artista autodidacta local, entusiasta de la historia, costumbre y tradiciones de la
ciudad. Del grupo fundador de Caño Gordo o el Sotanillo. De la Comisión de
festejos. Fue concejal en el Ayuntamiento y Diputado provincial, en el momento de la
jubilación ha sacado su vena pictórica, artística en la música ya la expresaba y a
puesto color a nuestras calles y plazas y a través de la acuarela, ha puesto ademas un
color especial a todos ellos.
A través de redes sociales, esta teniendo una acogida muy favorable y positiva,
porque a puesto en la retira de al menos un par de generaciones de taranconeros, lo
que tan añora, ve con nostalgia sin entender que se ha podido simultanear todo ello,
con el desarrollo de la localidad.
En este recorrido, nos permite, por supuesto con unos colores más alegres que
alguno de los parajes, de las calles pudiera tener los cambios producidos, desde una
“fábrica de galletas” y “alfombras” tambien en la calle, entonces San Anton, ahora
Melchor Cano. Los antiguos soportales del Ayuntamiento, la fachada del recordado
Cine Alcázar, el kiosko de la Plaza de Culebros, el recordado Hotel de la Quinita, la

fábrica de Harina la Concordia, las Casa de los Rius y de los Sevillas, la marquesina
y paraje del Bar Manzanares o la parada de los Autobuses de linea. Diferentes
aspectos de la popular calle Zapatería, centro comercial de la comarca, la calle
entonces Capitán Herrera ahora Antonio Machado, la Casa de la Condesa, Fonda la
Toledana, Casa de Juan Pedro Olmedilla y las Francesas, con amplio patios y
corralones, entre otros.
Una muestra del Tarancón antiguo, del que hace unas décadas todavía existía y
se ha ido, ha sido pasto de las excavadoras o se han transformado sin tener en cuenta
en muchos casos (hay alguna excepción) ese entrañable valor sentimental.
Con el color de las acuarelas del artista Mariano Collado ¿Podría recuperarse
algo de ello? ¿Se podrá llorar que lo que un resta se mantenga, aunque haya que
restaurar?. Porque con todo respeto para la propiedad privada, habría que catalogar
adecuadamente.
Un ejemplo de que se podría conseguir algo esta en Casa Parada, adquirida por
el Ayuntamiento hacia 1997/98 hoy Museo Emiliano Lozano y era privado. Casa de
Piedra, hoy centro cultural...de nuevo lancemos el grito de ¡¡¡salvemos el Patrimonio
arquitectónico, urbanístico, que desde luego, no esta reñido con el desarrollo. Seguro.

JESUS GABALDÓN NAVARRO

Comentarios