viernes, 18 de junio de 2021
Buscar
El tiempo

Incarlopsa refuerza su compromiso medioambiental e instala paneles solares en 46.000 m 2 de cubiertas de sus secaderos, de la mano de Endesa

INCARLOPSA_ENDESA
INCARLOPSA_ENDESA

Incarlopsa, compañía
castellanomanchega líder en la producción y elaboración de productos cárnicos
porcinos, refuerza su modelo de desarrollo sostenible y su compromiso
medioambiental con la instalación de paneles solares en 46.000 metros cuadrados de
cubiertas de los tres secaderos que la compañía tiene en Castilla-La Mancha: en las
localidades toledanas de Corral de Almaguer y Olías del Rey, y en la localidad
conquense de Tarancón.
Este proyecto que se realizará en colaboración con Endesa, multinacional energética
con la que Incarlopsa lleva colaborando desde 2019 para desarrollar proyectos de
eficiencia energética, supondrá una inversión total de 5 millones de euros, incluidos en
el Plan de Inversiones Productivas (CAPEX) para 2021 dotado con 40 millones de
euros. El proyecto se realizará de forma simultánea en las tres plantas y se prevé que
esté finalizado a lo largo de este año.
Esta iniciativa permitirá a Incarlopsa reducir su huella de carbono en unas 3.500
toneladas de CO 2 anuales, puesto que toda la energía limpia y renovable que se
genere con estos panales solares se destinará íntegramente a autoconsumo.

Uno de los mayores proyectos de autoconsumo de España con tecnología de
vanguardia
El proyecto contempla la generación de 9,60 MWp de potencia y 14,25 GWh de
producción anual dedicada íntegramente a autoconsumo. Se trata, por tanto, de uno
de los mayores proyectos de este tipo en España y en el sector alimentario.
Además, los 21.000 módulos fotovoltaicos que contempla el proyecto se instalarán
sobre las cubiertas de los tres secaderos que Incarlopsa tiene en Castilla-La Mancha
usando una tecnología de vanguardia: los 46.000 metros cuadrados de superficie,
equivalente a 6 campos de fútbol, se cubrirá utilizando una solución adhesiva que se
aplica directamente sobre la estructura evitando taladrarla. Este punto es clave para
garantizar el mantenimiento de las condiciones ambientales internas de la instalación,
fundamental para conservar todas las propiedades del proceso de curación de los
jamones. Además, se evitarán zonas de sombra y se alternarán paneles con pasillos
de mantenimiento que permitirán mantener la instalación en perfecto estado durante
los próximos 20 años.
Este proyecto permite a Incarlopsa seguir avanzando en su proceso de
descarbonización.

Comentarios