Miércoles, 23 de octubre de 2019
Buscar
El tiempo

El Hospital Virgen de la Luz de Cuenca incorpora la cirugía bariátrica a su cartera de servicios para pacientes con obesidad mórbida

Se ha creado una Unidad multidisciplinar para el abordaje de este tipo de procedimientos, integrada por los servicios hospitalarios de Cirugía General y Aparato Digestivo y de Endocrinología.

El Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha incorporado la cirugía bariátrica a su cartera de servicios para los pacientes con obesidad mórbida, para lo cual se ha creado una Unidad multidisciplinar integrada por los servicios de Cirugía General y Aparato Digestivo y de Endocrinología.

La cirugía bariátrica es el conjunto de procedimientos quirúrgicos que pueden utilizarse en el tratamiento de la obesidad mórbida y se recurre a este tipo de intervenciones cuando no han funcionado previamente otros tratamientos basados, principalmente, en dietas nutricionales.

El cirujano Pedro J. Yunta Abarca, facultativo del Servicio de Cirugía General, ha presentado en sesión clínica a los profesionales sanitarios del área de Salud las indicaciones para la realización de cirugía bariátrica en el centro sanitario conquense y ha informado de la creación de una Unidad multidisciplinar en el centro sanitario conquense para el abordaje de este tipo de la cirugía de la obesidad mórbida, que permite evitar muertes prematuras y mejorar la calidad de vida en estos pacientes.

El facultativo ha indicado que en esta Unidad cuentan además con la colaboración y el asesoramiento de los profesionales de otros servicios hospitalarios como Psiquiatría, Neumología, o Anestesiología y Reanimación, así como de las nutricionistas del ‘Virgen de la Luz’ que participan antes y después del procedimiento quirúrgico.

Pacientes

El cirujano ha dado a conocer las condiciones que deben cumplir los pacientes que se someten a este tipo de cirugía. Según ha dicho, principalmente deben ser pacientes que presenten una obesidad mórbida, con un índice de masa corporal superior a 40 o, incluso, con un índice de 35 si existen comorbilidades asociadas como diabetes mellitus, dislipemia o hipertensión, entre otras. Asimismo, ha hecho referencia a las contraindicaciones en determinados pacientes y ha apuntado que las edades habituales para someterse a esta intervención se encuentran entre los 18 y los 60 años.

Para la puesta en marcha de esta nueva prestación sanitaria en el centro sanitario conquense únicamente ha sido necesario acondicionar una habitación en planta de hospitalización con camas articuladas especiales y puertas de acceso más anchas, sin que haya sido precisa una adecuación de los quirófanos ya que las mesas de quirófano con las que cuenta el área quirúrgica permiten su utilización para este tipo de intervenciones.

En principio, se estima que se pueden llegar a realizar hasta 20 intervenciones de este tipo al año, habiéndose llevado a cabo la primera a finales del pasado año, con resultados excelentes.

Comentarios